dijous, 13 de novembre de 2014

El ratón y el gato

Como el ratón y el gato, así tengo la sensación en ocasiones de estar...A veces, parece que nos pasamos la vida persiguiendo algo, a alguien, aquello que no tenemos y queremos, aquello que nos gustaría tener, aquello que necesitamos, o tal vez algo que deseamos...Y es ese deseo ,esa necesidad la que nos hace avanzar, movernos en una dirección concreta. En otras ocasiones es al revés, notamos como somos nosotros lo perseguido, lo ansiado, lo anhelado, lo deseado y necesitado. A todos nos gusta sentir que los demás nos necesitan, y ciertamente es hasta agradable. Rápido nos acostumbramos a esa sensación. Pero cuando se torna al revés resulta que quien era perseguido ahora persigue y quien antes era el gato ahora se resvala para no ser atrapado... Cuando tenemos la sensación de que nos van a pillar, nos van a alcanzar, corremos más, tal vez por miedo a ser atrapados, por el mierdo a que nos guste la trampa en la que caemos. Y entoces los papeles se giran nuevamente, y volvemos al juego enterno del gato y el ratón. Reconozco que es un juego que me gusta, que me llega a divertir, pero como todo juego tiene sus riesgos, y por momentos quisieras ser pillada, a la vez que quisieras atrapar al ratón que se escurre, que se esconde y que a veces se deja acariciar. Gente huidiza también he conocido, para muestra yo misma. Aunque he de reconocer que fue el miedo lo que siempre me hizo huir. El miedo que hay que vencer para poder evolucionar y no quedarse estancado, clavado sin poder dar un paso alante o atrás. A veces ese miedo nos es familiar, tremendamente familiar, y su mero recuerdo es capaz de paralizarnos por completo...Pero, si siempre tenemos miedo, siempre vamos a estar jugando al gato y el ratón? Estoy convencida que el mundo está hecho para los valientes, así que, una vez más, me quito los miedos, los aparco, los guardo, los alejo de mi vista, por mucho que los conozca, por mucho que me aterre la idea de volver a sentir lo que venga después, y decido ir hacia adelante, no esconderme, no escurrirme y no ocultarme para nada de lo que pienso y siento, porque así soy yo, así quiero ser, y así necesito ser. Tu también eres capaz?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada