divendres, 20 de febrer de 2015

Perder la esperanza

Esta noche lo veo todo negro. Todo es oscuro a mi alrededor...Es uno de esos momentos en que sientes que no vale la pena seguir, que no te quedan fuerzas, que ves como la esperanza se esfuma delante de tus narices...y no precisamente contigo. Ahora, delante del silencio, cuando nadie me molesta, cuando mejor puedo pensar, siento que no me queda energia, me siento vacia, con el depósito en reserva...y de alguna manera aceptando, con resignación, muy a mi pesar, mi propio destino. Me guste o no, hoy siento que no está en mi mano el cambiarlo. A menudo he pensado justo lo contrario, que sí se puede, que todo en esta vida es proponerse las cosas, que la fe, la energia y las ganas mueven montañas...Pero esta noche no, hoy miro al vacío, a la nada, y me pierdo mientras mi esperanza de un mundo mejor se va...Y yo agacho la cabeza, pongo la mejor de mis sonrisas y...intento hacer ver que no pasa nada. Debe ser el clima, pero me noto cansada, sin ánimo, sin paciencia, seca por dentro, agotada y hasta derrotada...y me cuesta, me cuesta mucho mantenerme suspendida, haciendo equilibrios sobre este hilo de esperanza que poco a poco se apaga como la llama de una vela. Esta noche todo es gris. Ni siquiera soy capaz de escribir mucho más que esto. Y mañana será otro día, otro día más y todo seguirá igual, y nada habrá cambiado...y yo seguiré confiando que tal vez algún día sí cambiará...Pues a pesar de mi sentimiento de desesperanza nocturno, sé que mañana amanecerá mejor, más claro y posiblemente con una sonrisa conseguiré que las nubes que ahora no me dejan ver el sol, marchen y me lo dejen ver...